Andalucía

7 PLATOS SEVILLANOS QUE DEBES PROBAR EN SEMANA SANTA

Empieza:

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

platos sevillanos

Hace un par de días hablábamos acerca de los mejores destinos donde disfrutar de la Semana Santa en España, y uno de ellos era, por supuesto, Sevilla. Su pasión y compromiso por la Semana Santa son suficiente motivo ya de por sí para que merezca la pena visitar la ciudad en estas fechas. Si, además, añadimos su gastronomía a la ecuación, no nos queda otro destino posible.

La cocina sevillana está influenciada por todas sus horas de luz y sol, así como su cercanía al mar y tradiciones. Además, se ha enriquecido gracias a los numerosos pueblos que han habitado la zona. Desde Íberos, Celtas, Fenicios o Griegos, hasta Romanos, Judíos, Godos y Árabes, han contribuido a crear la actual historia de la gastronomía sevillana. Entre todos, han aportado elaboraciones que, en algunos casos, permanecen hasta nuestros días.

Los guisos, o las elaboraciones fritas, adobadas, o en salazón son la base de la cocina andaluza, con denominaciones como “a la trianera”, “a la gitanilla”, “a la macarena” o a la “a la flamenca”.

¿Quieres conocer de cerca su gastronomía? Hoy hablamos de 7 platos sevillanos que no te puedes perder si visitas esta ciudad:

 

GAZPACHO

Este plato de origen humilde era, antiguamente, la base de la alimentación de segadores y jornaleros, debido a su composición rústica con productos de bajo coste y accesibles: prácticamente en su totalidad procedían del campo (ya que era habitual prepararlo con pan). Con el paso de los años, se ha popularizado hasta convertirse en una de las elaboraciones emblemáticas de nuestro país.

Actualmente lo conocemos como una sopa de tomate, pimiento, aceite, vinagre, ajo y sal, aunque algunas versiones aceptan otras verduras como pepino o pan, a modo de espesante. Sin embargo, aunque nos sorprenda, no fue hasta el siglo XIX cuando se añadió tomate a la receta. Su versión más tradicional incorporaba bastante cantidad de ajo, y pan remojado.

Hoy en día, se acostumbra a tomar fresquito durante los meses más calurosos. Además, puede formar parte del primer plato, o bien acompañar la comida, ya que resulta muy ligero. Otro motivo de su auge actual es su carácter vegano, tendencia que gana cada vez más adeptos.

¿Quieres aprender a preparar gazpacho como un andaluz? Arremángate, que aquí tienes la receta.

 

7 PLATOS SEVILLANOS

Gazpacho andaluz con trocitos de verdura – Taste of the place

TAPAS

Lo más característico de la gastronomía son las famosas “tapas“. Pequeñas porciones de comida que pueden ir montadas encima de una rebanada de pan, aunque también es muy común encontrarlas emplatadas.  Los diferentes restaurantes crean sus propias tapas, ofreciendo una amplia variedad de elaboraciones y productos de la zona que no te puedes perder.

 

      CARACOLES Y CABRILLAS

Viscosos pero sabrosos, como diría Pumba.

Estos moluscos gasterópodos son muy apreciados en Sevilla, donde pueden comerse en casi cualquier local y en temporada de verano. El resto del año no se suelen comer, ya que hibernan y sellan la abertura de su cáscara con una costra hecha con su propia baba. Además, como no se alimentan, pierden gran parte de su sabor.

Habitualmente se cocinan con pimienta, cayena, cilantro, comino y clavo, aunque el especiado puede variar según el cocinero. Las claves para cocinar unos buenos caracoles pasan por la limpieza y purga (en algunos lugares se les pone romero para que lo coman y dejen así este sabor tan característico) y la elaboración del caldo o salsa. Los caracoles son más pequeños y suelen servirse con un caldo muy especiado, mientras que las cabrillas son más grandes y normalmente se sirven con una salsa de tomate.

 Hay indicios de que los fenicios ya los consumían, y los romanos los apreciaban tanto que se especializaron en la construcción de granjas para su cría.

Si aún no te has decidido a probarlos, te diremos que su carne es baja en grasas, y además, son una fuente de vitaminas B1, B2, B3 y E, y sales minerales como calcio, hierro, magnesio y zinc.

7 PLATOS SEVILLANOS

Cabrillas en salsa de tomate – Caracoles de la vega

    HUEVOS A LA FLAMENCA

Entre los 7 platos sevillanos de la lista, no podemos olvidar los huevos a la flamenca, uno de los más famosos y queridos. No existe una receta tradicional como tal,  pero todos coinciden en la base de huevo (cocido pero con la yema al punto perfecto para mojar el pan), además de verduras como habas, espárragos verdes o guisantes, y una base de tomate. Algunas versiones, dependiendo del cocinero, pueden variar las verduras añadiendo cebolla, alcachofa, calabacín, etc. Generalmente también incluyen algún embutido como chorizo, tocino o jamón.

Lo que no puede faltar es su presentación en una cazuela de barro, y el pan para mojar.

Esta receta es muy sencilla y puedes hacerla en casa sin mayor complicación. En este vídeo puedes seguir el proceso paso a paso, aunque recuerda que no hay una elaboración tradicional, por lo que cada uno lo elabora como más le guste 🙂

 

7 PLATOS SEVILLANOS

Huevos a la flamenca en cazuela – Recetín

         PESCAITO FRITO

Cumple lo que promete: el pescaíto frito es exactamente eso, diferentes tipos de pescado fritos a alta temperatura, lo que le da un toque muy crujiente por fuera, pero que es a la vez tierno por dentro: toda una explosión de sabor y textura.

Para que un pescaíto frito sea digno de parajes sevillanos, deben darse dos circunstancias: que sea fresco, y que el aceite en el que se fríe sea de muy buena calidad, muy caliente pero sin superar los 190º.

 Los tipos de pescado que se suelen usar para freír son muy variados: boquerones, calamares, bacalao, rosada, puntilla o pescada son algunos de los más comunes.

Pecado capital sería marcharse de Sevilla sin probar las pavías de bacalao o merluza, o los chocos fritos.

Si quieres probar lo más tradicional, no puedes dejar de visitar una de sus muchas freidurías, donde se sirven estas delicias del mar generalmente en cartuchos de papel, que puedes degustar de pie mismo, si te puede el ansia como a nosotros.

 

7 PLATOS SEVILLANOS

Cucurucho de pescaíto frito – Serviocio

POTAJE DE VIGILIA

Volviendo a los platos de cuchara, no podía faltar en nuestra lista esta elaboración tan típica durante Semana Santa. Si antes hablábamos del gazpacho como sopa fría y ligera, el potaje de vigilia es todo lo contrario: un guiso caliente, consistente y perfecto en los meses de frío.

Este guiso tiene su origen en una época de gran tradición religiosa. En Semana Santa los cristianos no comen carne, ya sea el Viernes Santo, o incluso durante toda la semana, ya que este producto era entendido como un lujo, y su erradicación de la dieta resulta un acto de austeridad y respeto. Esta tradición derivó en receta formadas por verduras y pescado, algunas de las cuales todavía se mantienen en la cocina actual, como el potaje de vigilia.

Este plato tradicional presenta como artistas invitados: espinacas rehogadas, garbanzos, bacalao, y bacalao, aunque también pueden participar el huevo, el comino, etc.

¿Quieres hacer un potaje de vigilia en casa? Aquí tienes el vídeo, explicado paso a paso. No hay pérdida:

POSTRES

Los postres tradicionales andaluces que deberías probar no se cuentan con los dedos de las manos, sin embargo, hoy nos centraremos en dos de ellos que son muy típicos en Semana Santa:

          PESTIÑOS

Los pestiños son un dulce tradicional de Semana Santa altamente adictivo que se elabora con masa de harina que se fríe en aceite de oliva y se pasa por miel o en algunos casos azúcar. Los pestiños guardan una estrecha relación con el Shebbakiyya, un dulce tradicional marroquí muy energético que se consume en el ramadán, lo que sugiere un posible origen común, quizá andalusí.

Este dulce tiene forma de cuadrado, con dos de sus extremos replegados hacia el centro. Podéis encontrar la receta en este link

7 PLATOS SEVILLANOS

Pestiños de miel o de azúcar – Postres

        TORRIJAS

7 PLATOS SEVILLANOS

Este postre tal y como lo conocemos fue creado a manos de monjas, en el siglo XV, y algunas mentes perversas divulgan que es un postre de Pascua porque su apariencia se asemeja a la carne asada, producto que no estaba permitido consumir en este periodo.

Las torrijas no son más que pan (pero ojo, qué pan, porque en Andalucía se vende incluso pan específico para torrijas), remojado en leche o vino y pasado por huevo, que posteriormente se fríe en abundante aceite de oliva. Algunas recetas aconsejan remojarlas en vino después de la leche, otras utilizan sólo uno de los dos ingredientes. Lo que está claro es que cualquiera de las dos versiones hará las delicias de los más golosos.

Por si esto no fuera suficiente, las torrijas sevillanas se sumergen, después de ser fritas, en un jarabe de miel rebajado con agua, lo que les aporta gran dulzura.

Algunos prefieren pan de molde, otros pan de barra, lo que sí que coincidirán todos los cocineros de recetas, es en que el pan utilizado suele ser duro, de un par de días.

¿Te animas a cocinar unas torrijas? Nosotros ya tenemos el pan a remojo.

Torrijas MUY apetitosas- El petit chef

 

Foto: chefcaprabo

 

¿Conocías ya estos platos sevillanos? ¿Añadirías algún otro a la lista? ¡Escríbenos en comentarios!

 

OTROS ARTÍCULOS SEVILLANOS:

LOS 10 BARES DE TAPAS CON MÁS ENCANTO EN SEVILLA, CON EL SABER CULINARIO

 

8 likes

Tu email no será publicado.